Subestación El Inga, de alcance local, regional y nacional, entra en operación

 
“Es un cambio estructural histórico” resaltó el Presidente de la República, Ec. Rafael Correa, en palabras iniciales de su discurso inaugural de la subestación El Inga, la obra más grande e importante dentro del sistema de transmisión de 500 kV, con una capacidad de transformación es de 2.100 mega voltio amperios que se levanta sobre un terreno de 11 hectáreas de superficie ubicado al oriente de Quito en la provincia de Pichincha, permitiendo incorporar y transportar la energía que será producida por la nueva infraestructura de generación de los proyectos hidroeléctricos -principalmente el Coca Codo Sinclair y Sopladora- hacia los mayores centros de consumo.
“Soñamos en grande, porque grandes también son nuestras necesidades y nuestras capacidades”, dijo el Primer Mandatario, añadiendo que la idea es hacer la conectividad sudamericana como proyecto Unasur: “Esta red de 500.000 voltios que antes no existía en el país se prolongará a nivel de Sudamérica para que los países que son superavitarios de energía puedan enviar a aquellos que son deficitarios. Y con mucho orgullo podemos decir que el país que está a la vanguardia de ese proyecto es: Ecuador.”
En un acto que convocó a la ciudadanía ecuatoriana, profesionales técnicos del sector y autoridades como los ministros de: Sectores Estratégicos, Dr. Rafael Poveda y de Electricidad y Energía Renovable, Ing. Esteban Albornoz, y el Director Ejecutivo de la Agencia de Regulación y Control de Electricidad –ARCONEL, Dr. Andrés Chávez, se realizó un recorrido por la obra en donde se observó la tecnología de punta con modernos y pioneros sistemas que permitirán abastecer en mejores condiciones de seguridad y calidad la creciente demanda del país. Su operación se realiza a través de controles automatizados que le permiten monitorear las redes eléctricas, detectar eventuales alertas y operar el sistema en tiempo real, brindando soluciones de manera oportuna y eficiente.
“El Inga constituye el núcleo de transporte de la energía eléctrica que es la encargada de conectar los centros de generación que se encuentran geográficamente muy dispersos con las zonas rurales, urbanas y centros productivos; así como de mantener la cohesión global del sistema eléctrico para que funcione con total sincronismo” explicó el Ministro.
Para soportar el crecimiento de la demanda de energía del país e incorporar con seguridad la producción de los nuevos proyectos hidroeléctricos al Sistema Nacional Interconectado -SNI, ha sido necesaria la construcción de la subestación El Inga como un nuevo sistema de transporte de 500.000 voltios.  Este nivel de tensión se usa por primera vez en el país, y se convierte en la columna vertebral del SNI que integra las tres regiones continentales: costa, sierra y oriente.  Esta subestación como punto central del sistema nace en la subestación de San Rafael en la provincia de Napo, atraviesa la región interandina y termina en la costa ecuatoriana.
Bajo la ejecución de la empresa pública CELEC EP a través de su Unidad de Negocio Transeléctric, El Inga posee una inversión aproximada de 100 millones de dólares que comprende el tendido de 600 kilómetros de líneas de trasmisión que enlaza a cuatro nuevas subestaciones: San Rafael, El Inga, Tisaleo y Chorrillos.
“Cuenta con tres patios de maniobras de 138.000, 230.000 y 500.000 voltios; el primero brinda facilidades de conexión local a la provincia de Pichincha a través de la Empresa Eléctrica Quito, el segundo patio da soporte y calidad a las provincias de las regiones del centro y norte del país; y, el tercero nos conecta con la central Coca Codo Sinclair y con sus otras subestaciones para posteriormente distribuirla al resto de país; es decir, esta subestación tiene alcance local, regional y nacional”, explicó el Ministro Albornoz.
“Una subestación es un nodo que enlaza, integra y transforma.  Este elemento técnico muy bien interpreta lo que está haciendo la revolución ciudadana por el país: enlazando, integrando y transformando”, finalizó el Ministro Albornoz. (Fuente: El Ciudadano – MEER)


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *